Atlas de las aves de Valencia

Tres años antes de la celebración del 20º aniversario de la Sociedad Valenciana de Ornitología (SVO), surge en el seno de la entidad la propuesta de elaborar un Atlas ornitológico que permitiera actualizar la información sobre la distribución, abundancia y estado de conservación de las aves valencianas. La necesidad de disponer de una obra de referencia con información actualizada sobre las poblaciones de aves locales ha sido una reivindicación de los ornitólogos valencianos desde de la década de 2000. En las últimas décadas se han producido cambios muy significativos en el clima, el paisaje y la distribución de algunas especies. Así, mientras unas han aumentado sus poblaciones y área de distribución (zampullín común, golondrina dáurica, águila calzada, etc.), otras han disminuido alarmantemente (codorniz común, terrera común, lechuza común, bigotudo). Además, nuevas aves se han incorporado a la lista de especies reproductoras, como la malvasía cabeciblanca, el buitre leonado, el alimoche común, la avutarda común, la gaviota cabecinegra, el elanio común y la carraca europea.

Imagen 1. Reunión de coordinación del proyecto Atlas celebrada el 29.IX.2012 en la sede social de la SVO.

El planteamiento general del presente Atlas ha incorporado aspectos innovadores y singulares en relación a la estructura, metodología y contenidos. En primer lugar, lejos de una perspectiva tradicional utilizada en los Atlas de corte clásico fundamentados en una estación concreta del año, el Atlas no cubre únicamente las aves nidificantes, sino que amplía la información al resto de especies, es decir, a las migrantes e invernantes. De esa manera, todas las especies que utilizan nuestro territorio durante algún momento de su ciclo vital están representadas en el mismo trabajo. Además de las especies reproductoras regulares (151) e irregulares (39), se ha recogido información sobre especies migrantes e invernantes regulares (89), migrantes e invernantes irregulares (80), introducidas establecidas (6), introducidas no establecidas (107), y especies con registros históricos en Valencia (5). El Atlas se configura así como una obra integral sobre la situación de todas las aves presentes en nuestro territorio. Otro aspecto importante a la hora de decidir el planteamiento del proyecto es que este consiste en un trabajo colectivo que resulta seductor y metodológicamente sencillo para los colaboradores, pero a la vez riguroso, de forma que la información obtenida alberga calidad y utilidad práctica. Por eso, la metodología se ha simplificado y el esfuerzo ha sido dirigido a la obtención de la información que hemos considerado estrictamente necesaria y de mayor utilidad para el propósito de un Atlas. Los objetivos planteados en este trabajo ha sido: 1) conocer la distribución y la abundancia actual de las especies reproductoras en Valencia, comparándola con la distribución que tenían a mediados de década de los 80; 2) conocer la distribución de las especies migratorias e invernantes; 3) estimar el tamaño poblacional de las especies comunes y escasas de presencia regular; 4) mejorar el conocimiento sobre su ecología y determinar el estatus de conservación; y 5) disponer de una herramienta útil para su estudio y conservación. Finalmente, la obra ha sido concebida en valenciano con el objeto de promocionar la lengua de nuestro territorio y ayudar al conocimiento de los nombres vernáculos de las aves, así como del vocabulario relacionado con la toponimia, el medio físico, los hábitats, la vegetación, etc., gran parte del cual se encuentra actualmente en desuso y es poco conocido por la ciudadanía.

Imagen 2. Ejemplo de mapa topográfico y ortofotomapa enviados a los colaboradores para la realización de muestreos extensivos.

La elaboración del Atlas ha requerido dos tareas previas: el diseño y elaboración de una base de datos para la gestión de los registros ornitológicos, georeferenciada en UTM 5X5 y a escala municipal, y la selección de las variables cartografiables, tanto en las fichas de especies como en la caracterización ambiental del territorio. La base de datos se ha servido tanto de fuentes de información complementaria del periodo 1985-2016 como de los datos obtenidos en los muestreos extensivos durante los años 2012-2016. Esta base de datos es la materia primera de la cual se nutre el Sistema de Información Geográfica (SIG) utilizado en la elaboración de la cartografía, y contiene más de 100.000 registros pertenecientes a un total de 476 especies de aves registradas en el ámbito de estudio.

En el Atlas de las aves de Valencia, la distribución de las especies se representa mediante presencias/ausencias, y la abundancia se expresa en forma de estimación en unos rangos previamente definidos, todo ello en cuadrículas de 5 kilómetros de lado (UTM 5X5). La información obtenida de los muestreos extensivos durante el periodo 2012-2016 se complementa con datos de diferente naturaleza extraídas de varias fuentes documentales de los años 1985-2016.

Imagen 3. Ejemplo de representación cartográfica de una especie migratoria e invernante de presencia regular. En este caso se muestra el mapa de distribución de registros del paíño europeo Hydrobates pelagicus en Valencia.

El conocimiento de la biodiversidad en nuestro territorio implica la identificación y descripción de las especies, su distribución, abundancia y tendencia futura, y es fundamental para desarrollar estrategias de conservación y diseñar herramientas de gestión. El Atlas de las aves de Valencia se configura así como una herramienta imprescindible para la conservación de nuestro patrimonio natural, poniéndose a disposición de la administración, gestores y técnicos medioambientales, naturalistas, etc., pero también de forma muy importante para el resto de ciudadanos, con el objeto de dar a conocer, estudiar y gestionar adecuadamente la biodiversidad ornitológica y los hábitats. Más allá de esta utilidad práctica, el Atlas puede servir también como carta de presentación del territorio para aquellos que pretenden visitarlo y conocer su naturaleza.

Imagen 4. Ejemplo de representación cartográfica de una especie migratoria e invernante de presencia irregular. En este caso se muestra el mapa de distribución de registros del zarcero icterino Hippolais icterina en Valencia.

La obra comprende cerca de 1.200 representaciones cartográficas que muestran la distribución y abundancia de las diferentes especies. Estas constituyen un instrumento ideal que facilita el conocimiento del espacio geográfico. Además, el libro cuenta con 285 ilustraciones de gran calidad de las especies reproductoras y las de presencia escasa regular gracias a las aportaciones desinteresadas de más de 60 fotógrafos aficionados. En la elaboración del presente Atlas han participado 67 observadores que han realizado muestreos extensivos de cuadrícula y más de 850 colaboradores que han aportado datos complementarios de forma directa o indirecta, además de otras 20 colaboraciones entre ilustradores, cartógrafos, lingüistas, editores y expertos de la Universidad de Valencia y otras entidades en la caracterización ambiental del territorio (geógrafos, geólogos, meteorólogos, ecólogos y botánicos).

Imagen 5. Carricerín real (Acrocephalus melanopogon).

En definitiva, la realización del Atlas de las aves de Valencia constituye una excelente oportunidad para el conocimiento de la biodiversidad municipal y comarcal, en el ámbito de la avifauna, puesto que facilita el conocimiento del espacio geográfico desde una perspectiva ambiental aplicada. Permite la identificación de las singularidades del territorio desde el punto de vista de la distribución y la abundancia de especies. No hay duda que constituirá un válido instrumento en el futuro tanto para el conocimiento generalizado de las comunidades de aves valencianas (divulgación científica) como para la contribución en la toma de decisiones relacionadas con la conservación y el diseño de herramientas de gestión (ligado en la planificación estratégica de la biodiversidad). Hay que mencionar que la publicación del Atlas está prevista para finales del año 2018.