Posición de la SVO respecto a las prospecciones petrolíferas del Golfo de València

Extracto de la NOTA DE PRENSA (integra aquí) que hemos emitido en relación a las proyectadas prospecciones petrolíferas en el Golfo de València:

La Societat Valenciana d’Ornitologia advierte de los efectos perjudiciales y las fatales consecuencias que, para la fauna y la flora del Mediterráneo, podrían tener las prospecciones petrolíferas que se pretenden llevar a cabo en el Golfo de Valencia.

BaldrigaLa SVO se opone a las prospecciones petrolíferas que pretende llevar a cabo la compañía Capricorn Limited (CSL), filial española de la petrolera Cairn Energy. De las diferentes zonas propuestas inicialmente para la extracción de petróleo, la compañía renunció voluntariamente a la zona A (la más próxima a la costa valenciana), declarando áreas prospectivas de mayor interés los bloques B, G, AM1 y AM2. Estas zonas tienen como puntos más cercanos las Islas Columbretes y las costas de Denia e Ibiza.

La SVO alerta de que la zona del estudio coincide con el corredor de migración de cetáceos del Mediterráneo Occidental y está a escasos kilómetros de las islas Columbretes, ambas zonas de alto valor ecológico y declaradas como ZEPIM (Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo) por el Convenio de Barcelona, vital para la supervivencia de varias poblaciones de cetáceos como el delfín mular (Tursiops truncatus), el delfín común (Delphinus delphis), el delfín listado (Stenella coeruleoalba), el calderón común (Globicephala melas), el calderón gris (Grampus griseus), el cachalote (Physeter macrocephalus) y el rorcual común (Balaenoptera physalus), éste último en peligro de extinción.

La SVO opina que debería realizarse una Evaluación de Impacto Ambiental Estratégica y Global en su conjunto, y no evaluaciones ambientales de proyectos separados, tal y como se está haciendo ahora, puesto que es una estrategia por parte del promotor para tratar de mostrar el riesgo y el impacto de las actuaciones de una forma mucho menor a los reales.

Un vertido de petróleo o una marea negra producidos por un accidente o práctica inadecuada, perjudicaría a todo el ecosistema catastróficamente, así como a las costas, con efectos que podrían llegar a ser muy persistentes en el tiempo debido a que el Mediterráneo es un mar prácticamente cerrado.

A juicio de nuestra entidad, una explotación petrolífera, con pozos en el mar y otras infraestructuras petrolíferas, así como un tránsito continuo de barcos cargados de petróleo, es un riesgo muy elevado que no es compatible con la preservación de estas zonas de especial interés ecológico.

Comments are closed.