EL “PROJECTE MUSSOLS” DA SUS FRUTOS

TRES POLLOS DE LECHUZA COMÚN NACEN POR PRIMERA VEZ EN UNA CAJA NIDO INSTALADA EN EL PARQUE NATURAL DE L´ALBUFERA (COMUNIDAD VALENCIANA).

El pasado 9 de Enero de 2015 se confirmó la reproducción de forma natural de una pareja de Lechuza común en una de las cajas nido (nidos artificiales) instaladas por la el Projecte Mussols de la Sociedad Valenciana de Ornitología (S.V.O), en el Parque natural de L´Albufera. Esto supone la primera cita de reproducción en un nidal artificial para la especie en la Comunidad Valenciana y, más importante, la aceptación de estas estructuras en nuestro territorio por parte de la especie cuya regresión obedece, en gran medida, a la pérdida de puntos de nidificación.      9 POLLO 1B_6064505

El conjunto de especies que conforman las aves nocturnas, entre las que se encuentra la Lechuza común, ha estado ligado desde la antigüedad a creencias y supersticiones negativas, que en ocasiones han afectado negativamente a su conservación. Las lechuzas, entre otras, se han asociado a multitud de mitos y supersticiones que la relacionaban con la muerte, la ruina, la destrucción y los malos presagios. Creían por ejemplo los romanos, que la lechuza era la forma animal que adoptaban las brujas y que se alimentaban de bebés.

12 devolviendo uno de los pollos al cajón después de ser anillado

Estas ideas y tradiciones fueron trasmitidas en las familias durante cientos de años, lo que hizo que las nuevas generaciones mantuvieran a la lechuza y a otras muchas aves nocturnas como aves siniestras, que más que despertar interés instigaban odio, aprensión y rechazo. Este hecho sumado a la dificultad que entraña estudiar a los animales nocturnos hace que existan muy pocos trabajos, estudios, datos, censos o información sobre las diferentes especies (más si cabe a nivel local). No obstante, los escasos datos señalan que algunas de estas especies de aves nocturnas presentan un declive poblacional reciente en Europa, en la Península Ibérica o a nivel regional dentro de nuestro territorio (algunas de notable preocupación como la que ha sufrido el Mochuelo común Athene noctua).

Conscientes de esta falta de información y de los problemas concretos de conservación de algunas aves nocturnas, en el año 2010, la Societat Valenciana d’Ornitologia inició el denominado “Projecte Mussols” (o “Proyecto Mussols”) con un objetivo principal; conservar y estudiar las aves nocturnas de nuestro territorio a través de actividades que, a su vez, posibiliten acercar el mundo de las rapaces nocturnas a grandes y pequeños.

IMG_4996

Desde hace ya más de 4 años, se han ido poniendo en marcha una serie de proyectos de estudio (censos de diversas aves nocturnas y estudios con anillamiento científico con chotacabras y mochuelos), de divulgación (charlas, cursos y talleres de educación ambiental que versan sobre varias especies de aves nocturnas) y actuaciones directas de conservación (proyectos de reforzamiento poblacional con Lechuza y Mochuelo europeo, colocación de cajas para Autillo y Lechuza y colocación de cestas nido para Búho chico) fomentando en cada uno de ellos la participación activa de los ciudadanos a través del voluntariado ambiental. Este tipo de actividades contribuyen a un mayor conocimiento y respeto de nuestros valores naturales, creándose un ambiente de conocimiento y respeto hacia este grupo de aves.

DipticMussolsCASTExterior

Así, dentro del Proyecte Mussols, en 2011 se comienza un “Programa de conservación y reforzamiento de la población de Lechuza común en la Huerta de Valencia” para reforzar las poblaciones existentes y ayudar al establecimiento de nuevas parejas en áreas donde ha desaparecido o su presencia es escasa. La Lechuza común (cuyo nombre en latín Tyto albahace referencia a su coloración prácticamente blanca) es una especie ligada a las zonas humanizadas; crían en buhardillas de casas de campo y de labor, en cementerios, en oquedades de iglesias o similares, alimentándose en áreas abiertas cercanas a sus nidos, normalmente campos de cultivo, provistos de abundantes roedores. Es por ello que muchos agricultores y campesinos la han considerado un aliado natural frente a los ratones y topillos que asolan las cosechas (cada año, una familia de lechuzas come más de 2000 ratones).

IMG_5155

Sin embargo, cada vez hay menos lechuzas en nuestros campos debido, fundamentalmente, a la pérdida de sus puntos de nidificación (fundamentalmente por perdida de oquedades naturales, derrumbe de edificaciones o remodelación de edificaciones antiguas o por la retirada de nidos naturales ubicados en nichos), a la reducción de las poblaciones de presas (especialmente micromamíferos) por el uso masivo de raticidas y plaguicidas, a la transformación y fragmentación de su hábitat y a los atropellos y traumatismos que sufren contra tendidos, vallados, cables, etc.

Dentro del “Programa de conservación y reforzamiento de la población de Lechuza común” llevado a cabo por el “Projecte Mussols” se han colocado hasta la fecha un total de 8 cajas nido de madera que suplen la falta de nidos naturales para la especie y, además, se han llevado a cabo un total de 10 hackings (técnica de liberación ampliamente utilizada para la reintroducción de rapaces criadas en cautividad que consiste en la cría en semilibertad de los pollos en cuestión hasta el momento de su emancipación) liberándose en ellos un total de 41 pollos de lechuza que ayudaran a repoblar aquellas zonas donde estas son escasas o han desaparecido.DipticMussolsCASTInterior

El proyecto ha contado con multitud de voluntarios, tanto de forma directa como a través de un proyecto de “mircromecenzado” a través de la plataforma Verkami (una plataforma de crowdfunding para financiar pequeños proyectos de multitud de temáticas diferentes) en el que han participado más de 100 mecenas.

Gracias al trabajo y la ayuda de todos ellos, este invierno, tres pollos más, nacidos en libertad, volarán en L´Albufera.

mussols logo svo logo svologo svo

 

Comments are closed.